Zoe Valdés cuestiona la palabra “follar” y enciende las redes

La escritora cubana Zoe Valdés cuestionó a través de Facebook el uso que algunos cubanos radicados en España le dan a la palabra “follar”, término que dista muchísimo de las variantes criollas más conocidas.

“Cada vez que oigo a cubano diciendo ‘follar’ me dan las tres catalepsias y se me monta Changó en la mollera a la enésima potencia”, posteó Valdés en su cuenta personal y despertó un mar de comentarios al respecto.

“Como se dice en Cuba, me atrevería a decir que es más incitante, excitante, provocativo, morboso, sensual y por qué no, más rico, más sabroso y más swing”, respondió Leonardo Betancourt en la red social.

Lo de la cópula tiene en la Isla disímiles maneras de decirse y “templar” es el que recomienda la cubana para sustituir al ibérico “follar”, pues según ella “suena como a colar borra de café, o a hacer té de bolsita.”

Entre las opiniones que le siguen al post, aparece la de Tamara Turiño Lazcano, una cubana que lleva dos décadas en España, quien lamenta la pérdida de las raíces y la identidad.

“Si dices TEMPLAR, no hay alma humana que entienda lo que significa… con lo cual tienes dos opciones: o pasarte la vida explicándole a tu familia y nuevas amistades del país de acogida el rico léxico cubano que dejaste atrás o pronunciando una Z donde hay una C”, concluye.

Otra persona, más enfática, añade que “En los campos de Cuba se singa y se echan tremendos palos. En La Habana descubrí conceptos y taras que eran totalmente ajenos a la Guajira Camagueyana.”

Daniel D. Fernandez recuerda sinónimos bonitos de los cubanos para hablar del hecho en sí. “A veces tengo nostalgia de cuando en Oriente “pisaba”, tan poético… También hay circunloquios y metáforas como “dar por” saco, o dar por… o a tomar por … etc.”

Naday Balbuena sintetizó “lo de follar me recuerda al frondoso follaje de los árboles y cuanto menos suena doloroso.”

Para cerrar la enriquecedora y divertida publicación, Zoe Valdés comparte algunos subrayados hechos por ella en el año 1979 a “Oppiano Licario”, novela de José Lezama Lima donde se muestran varias construcciones textuales sobre la cópula, incluyendo la antes mencionada.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: El contenido está protegido!!