Conoce a Fernando Soria, el balsero cubano que llegó a España desde Rusia (+fotos)

Se llama Fernando Soria y salió de Cuba vía Moscú, aunque sus ojos siempre estuvieron puestos en Miami, a donde intentó llegar en ocho ocasiones.

Lo hizo desde el año 1994, siendo su último intento en noviembre de 2016, donde no pudo llegar a tierras de libertad por quedarse a tan solo 12 millas de la costa.

Fernando Soria
Foto: Fernando Soria / Facebook

Este balsero de 52 años dejó a un lado la vía marítima para centrarse en otro destino para el cual viajó en dos aviones y tres autobuses, reseña el diario El Mundo.

“Sus pies congelados para andar 1.200 kilómetros le han bastado para arribar a España”.

En su trayecto, Soria recibió golpes de los policías europeos que le “recibieron” en las tres fronteras por donde cruzó a pie.

Esta experiencia le dejó, además de visibles secuelas en su cuerpo, la incapacidad de dormir.

“Estoy estresado, no puedo dormir por las noches por las pesadillas y sigo con el cuerpo entumecido… temo pedir el asilo en España por si me deportan a mi país”, dice Fernando Soria, alojado en Madrid.

En Cuba no pudo trabajar en el sector estatal, entonces tuvo que vender verduras en el mercado negro, hasta que reunió peso a peso y pudo comprar un boleto de avión con destino a Moscú.

Su trayectoria comenzó el 17 de enero de 2017, cuando viajó en ruta Habana-Moscú, luego a Montenegro y finalmente a Serbia, con un sinnúmero de percances y dificultades, una de ella las bajas temperaturas.

En Moscú durmió en la calle y comió en la basura. Fue portero de una discoteca por la noche y durante el día trabajaba como camarero en un restaurante.

Fernando Soria entró a Montenegro sin visa, gracias a una amiga que lo coló en el aeropuerto y dijo que venía a una “excursión”.

Luego estuvo por espacio de un mes en un campamento de refugiados, hasta que intentó cruzar la frontera con Serbia, pero las bajas temperaturas y los policías no los dejaron llegar.

“Hacía menos cinco grados, casi no podíamos movernos por el frío y cuando nos veía la policía nos pegaba una paliza”, rememora Fernando, padre de cinco hijos, uno de ellos reside en Florida.

En Serbia permaneció en el campamento de Principovac, frontera occidental con Croacia. Al conocer que Barack Obama eliminó la política de pies secos, pies mojados en enero de 2017, desistió de la idea de irse a Estados Unidos.

Su estancia en Serbia la describe con tristeza, pues vivieron hacinados y con una sola comida al día.

“Era el infierno y luego estaban las mafias centroeuropeas que lo controlaban todo. Tenían a algunos refugiados afganos trabajando para ellos y te pedían 1.000 euros por cruzar hasta Croacia.”

Fernando entró a Croacia en el décimo intento. Apoyado por otro cubano que vivía en República Checa se trasladó a Zagreb y por el camino recogieron a un matrimonio pakistaní y niña enferma.

Fernando Soria
Foto: El Mundo

La policía lo acusó de “movimiento ilegal de personas y de transportar a refugiados”, les dieron una paliza y los llevaron hasta la prisión de Ozzie en el maletero del auto. Allí estuvieron presos tres meses.

Fernando Soria caminó hasta Eslovenia, país que estaba a menos de ocho horas de camino (a pie). Recuerda que se perdió en el bosque, bajo la lluvia y a menos de 20 grados.

“Me congelé los pies, se me pusieron verdes y después negros. Pensé que iba a morir. Un día, aprovechando una tormenta de nieve, entré a Eslovenia mientras la policía se refugiaba del temporal.”

Luego vinieron Italia, Madrid, Valladolid, Burgos y Málaga y Barcelona. En la ciudad española durmió en la terminal, hasta que una chica la ayudó.

Ahora, la idea de Fernando Soria es pedir asilo en España, pero la tendrá difícil: según los datos de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado se hicieron 140 solicitudes de protección internacional de personas procedentes de Cuba.

“Hubo 40 resoluciones, tan sólo un 25% de ellas favorables”, pero Fernando tiene fe. “Todo vale la pena por ser libre”, dijo.

© Redacción Cuba Trendings con información y fotos de El Mundo

Facebook Comments
error: El contenido está protegido!!