“Volví a nacer”, relata pasajero de avión Santiago de Cuba-Miami que casi se estrella en el mar (+fotos)

Yassel Moreno, un pasajero de avión Santiago de Cuba-Miami, compartió un impresionante testimonio de lo que pudo ser otro accidente aéreo en Cuba.

El joven residente en la Florida dio gracias a Dios por “volver a nacer”, una frase que en la Isla se conoce de sobra su significado.

pasajero de avión
Swiftair es una compañía española con base en Madrid, pero que opera vuelos regulares y chárter, tanto de pasajeros como de carga, con varios destinos a Europa, África, Oriente Medio y Centroamérica.

“Hoy 18 de junio volví a nacer…. Doy gracias a DIOS por volver a darme la oportunidad de volver a vivir y estar con mis seres queridos…”, escribió el joven en su cuenta de Facebook.

El mensaje reseña cómo Yassel y otros pasajeros del vuelo 3182 de la aerolínea Swiftair en ruta Santiago de Cuba-Miami sobrevivieron tras una maniobra del piloto que impidió el desastre.

Resulta que la nave aérea en que viajaban iba a impactarse con un Boeing que estaba en pleno despegue.

Eran las 09:45am del 18 de junio y el piloto, luego de percatarse de lo sucedido, maniobró el aeroplano tanto como pudo.

Fue entonces que el avión, relata Yassel, “cayó en el cajón de aire del otro boeing perdiendo la estabilidad y llenándose en picada a hacia el mar.”

Lo que este pasajero de avión narra en la red social pone los pelos de punta a cualquiera. El instante lo califica como “momento de terror vivido en pleno vuelo”, donde vio la muerte cerca y “en fracciones de segundo.”

“Se viró el avión a la izquierda. Descendió hacia abajo. Luego el piloto lo viró a la derecha. Se iba al piso a la derecha. Se sacudía bruscamente. Los pasajeros gritaban, imploraban a Dios.”

El vuelo 3182 Santiago de Cuba-Miami era “chequeado” por Habana Air. Yassel venía de regreso luego de llevar a su hija a pasar las vacaciones en Cuba. Viajaba junto a su padre.

Mi papá estaba asustado, gritaba más que yo. Era algo inexplicable. Yo sólo miré hacia el piso y le dije a mi papa: ´nos jodimos´. Pensé en mis hijos mi mamá y esposa”, confiesa Yassel.

Por suerte, o por la intervención humano-divina, el pasajero de avión y todos los que le acompañaban salieron ilesos de otra posible tragedia aérea.

“DIOS hizo posible de usar dicho piloto para poner en el el conocimiento adquirido y usando sus manos para poder sacar el avión del Abismo algo que todavía a esta hora es inexplicable, por eso hoy me doy cuenta que para el altísimo no hay nada imposible….”

Así concluye el testimonio de este pasajero, que aviva en los cubanos el temor por nuevos vuelos que vendrán, donde lo más mínimo, el más insignificante de los contratiempos, puede despertar el mayor de los sobresaltos.

* Escrito por Kike Perdomo @kikevertientes, con información de Cubatconecta

Facebook Comments
error: El contenido está protegido!!