Otro caso de negligencia médica en Cuba: muere un bebé en un hospital pediátrico

La muerte de un bebé de apenas cuatro meses se considera otro caso de negligencia médica en Cuba.

El hecho ocurrió el pasado 1ro de diciembre en el Hospital Pediátrico Infantil Sur de Santiago de Cuba, conocido como “La Colonia.”

El bebito se llamaba Luciano Daquin Vicario y su fallecimiento fue resultado de “errores y negligencias del personal médico de guardia”, refieren los familiares.

Luciano murió a causa de un paro respiratorio, después un abordaje por la arteria subclavia practicado sin el consentimiento de la madre.

La maniobra causó que llegara sangre a los pulmones del bebé, provocándole un neumotórax, refiere Diario de Cuba.

El bebito nació con 31 semanas, inmunodeprimido y con bajo peso (menos de 1kg), de ahí que la madre se negó a que le practicaran un procedimiento que consideró invasivo.

El médico que estuvo de guardia decidió de manera unitaleral, y nunca tuvo la aprobación de los padres.

Ellos hicieron la respectiva denuncia a la dirección del hospital, el Programa de Ayuda Materno Infantil (PAMI) y la Oficina de Atención a la Población del Ministerio de Salud Pública de la provincia.

También la presentaron en la oficina del primer secretario del Partido Comunista en Santiago de Cuba, Lázaro Expósito Canto.

Los familiares relataron que, antes del procedimiento, el bebé había sido intervenido quirúrgicamente por una hernia inguinal atascada.

Esa operación fue exitosa, pero “durante el proceso postoperatorio” ocurrieron las “irregularidades que determinaron el fallecimiento del lactante”, dijeron.

La familia dijo también que las condiciones de la sala de cirugía eran precarias y que el niño apenas recibió una cura.

“Por indicación de las enfermeras, la madre debía lavarle la herida solo con agua y jabón, sin proporcionarle agua hervida para realizar dicha operación.”

Tras esta situación la herida del bebito se abrió y el niño tuvo un proceso inflamatorio en sus genitales, se le fue de vena el troquel por el que se le pasaban los medicamentos.

Pasaron el niño a terapia intermedia pues en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) no había cama.

Tras varios intentos infructuosos de cogerle una vena en los brazos al bebito, el médico propuso que se hiciera por la arteria subclavia, pero la madre pidió que fuese por las piernitas.

Ante esta oposición, el doctor de guardia ordenó a dos enfermeras llevarse al lactante, prohibió el paso de la madre a la sala donde se haría el procedimiento y le dijo “que cuando terminaran (…) la llamarían”.

Pero esa llamada nunca ocurrió. La madre se encontró a su hijito media hora después solito en una cama, “agonizando, con falta de aire y la lengua de color verde”, dice la carta de los familiares.

Luciano Daquin Vicario murió minutos después. El galeno, responsable de otro caso de negligencia médica en Cuba, le dijo a la mamá que el bebé tenía un neumotórax, que “durante el procedimiento le había caído sangre en los pulmones”.

Luego le pidió que saliera de la sala y sin más detalles le comunicó que “el niño había fallecido”.

La familia demanda al hospital por la mala praxis y por no atender las exigencias de la madre. El hospital y el PAMI han prometido crear una comisión para investigar el caso.

* Con información de Diario de Cuba

Facebook Comments
shares
error: El contenido está protegido!!