Un hotel de Miami tuvo que pagar 21 millones a una inmigrante haitiana por “discriminación religiosa”

Una inmigrante haitiana demandó a los propietarios del hotel “Conrad” en Miami por algo que consideró “discriminación religiosa.”

Resulta que ella lavaba los platos en el establecimiento y, tras comunicar que era misionera de una iglesia, la obligaron a trabajar los domingos, un día dedicado a su labor pastoral.

La inmigrante haitiana fue identificada como Marie Jean Pierre y estuvo trabajando durante más de diez años en este Hotel de Brickell.

Allí obtuvo el empleo luego de una entrevista de trabajo, donde manifestó que pertenecía a la Iglesia los “Soldados de Cristo.”

Pero un buen día, un gerente de cocina del Hotel, la obligó a trabajar los domingos.

Entonces ella, para poder asistir a los cultos y celebraciones dominicales, tuvo que cambiar turnos con sus compañeros y pedirle al pastor de su iglesia que redactara una carta de protesta.

En esa misiva, Marie Jean Pierre pidió que los dueños del hotel conocieran que “obligarla a trabajar ese día violaba sus creencias religiosas.”

Pero no funcionó esa petición y un día recibió una carta de despido por “mala conducta, negligencia y ausencias injustificadas”.

Luego de quedarse sin empleo, la inmigrante haitiana de 60 años, presentó su caso en la “Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo”, según refiere el diario colombiano El Espectador.

La fuente agrega que la mujer llevó su caso ante los tribunales del distrito sur de Florida y sustentó su denuncia alegando que habían violado la Ley de Derechos Civiles de 1964 y un jurado federal le dio la razón.

El caso de “discriminación religiosa” fue contra Park Hotels and Resorts Inc. de Tysons, Virginia (anteriormente conocida como Hilton Worldwide) que administraba el Hotel Conrad.

La inmigrante haitiana ganó la disputa y los dueños del hotel deberán pagarle 21.5 millones de dólares.

La cifra incluye 36.000 dólares para cubrir los salarios y beneficios que perdió desde su despido, y otros 500.000 en un intento de compensación por el dolor emocional causado.

Los abogados del hotel apelarán la sentencia.

Facebook Comments
shares
error: El contenido está protegido!!