Periodista oficialista cubano cuestiona a repasadores particulares

“Es inadmisible, por muy dura que esté la vida, y muy bajos los salarios, que existan profesores que por la mañana se paren en un aula a impartir clases a sus alumnos y por la tarde le cobren a esos mismos fuera de la institución escolar, por repasarlos.”

Lo anterior fue escrito en el blog “JorgitoXCuba”, plataforma del periodista Jorge Enrique Jeréz Belisario, que integra la plantilla del semanario oficialista Adelante, de la provincia Camagüey.

Jorgito, quien padece una Parálisis Cerebral infantil mixta, escribe en su bitácora sobre esta modalidad del sector privado que, de acuerdo a la Gaceta Oficial de la República, autoriza solo a los profesores que no estén en activo para tal ejercicio particular.

El diario Granma, en una investigación realizada años atrás, reconocía que no solo los maestros con licencia ejercen la labor de repasadores en Cuba, donde cada sesión de repaso puede costar entre 10 CUC (250 pesos en moneda nacional) y 50 pesos por cada clase de dos horas.

“¿Podrá el hijo de un obrero cubano, en la actualidad, que sus padres ganen entre 400 y 500 pesos, pagar noventa pesos o más, (puede llegar hasta 150 todos los meses), para repasar las tres asignaturas que se evalúan en las tan llevadas y traídas pruebas de ingreso a la educación superior?”, se cuestiona Jeréz y prosigue:

“¿Estará en igualdad de condiciones un estudiante que solo reciba los contenidos en el aula, con aquel que tiene un repasador? ¿Nuestro sistema de educación brindará todas las herramientas para que los alumnos aprueben con calidad estos exámenes?”

La realidad es que, en teoría, los repasadores son educadores que causaron baja en sus colegios o bien jubilados que se acogieron a esta modalidad del llamado “sector por cuenta propia”, donde se incluyen alrededor de 200 actividades económicas autorizadas.

Pero muchos maestros de todas las enseñanzas, con salarios muy bajos, hacen esta labor “por debajo del telón”, lo cual hace que “se aprovechen del momento y cobren el doble, el triple y hasta siete veces lo que normalmente cuesta”, denuncia el bloguero.

La solución a esta problemática estaría, según Jerez, en “mejorar el sistema que hoy tenemos de ingreso a la educación superior y velar porque nuestros centros educacionales cumplan con calidad la impartición de todo el contenido”.

Parece cosa fácil.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares
error: El contenido está protegido!!