Acopio vende 10 mil libras de frijoles duros y amargos al pueblo de Fomento, en Sancti Spíritus

“Amargos, desabridos, ácidos, verdaderamente incomibles” fueron las 10 mil libras de frijoles duros y amargos que se vendieron en Fomento, Sancti Spíritus.

Las personas fueron corriendo a comprar el grano en la plaza No. 5, calle Estrada Palma, pues en ese momento (segunda quincena de agosto) se comercializaban a 6 pesos. ¡Una ganga!

Acopio de Fomento habría comprado en Yaguajay poco más de 100 quintales, lo que se traducía en ¡10 000 libras de frijol negro a 6 pesos! que se convertirían mas tarde en congrí o potaje.

El diario Escambray reseña que hubo una avalancha de personas. Unos compraron 10, 20, 25, 50 y más libras…

“Pensaban en el viaje a la playa, quizás en terminar el mes o el año. eran los enfermos en casa, las visitas a veces inesperadas de estos meses de verano”, narra el escritor Angel Martínez.

Pero el resultado de la compra no pudo ser peor: frijoles duros y amargos, “duros como ellos solos” frustraron el sueño y el bolsillo de innumerables comensales.

frijoles duros y amargos
“Duros como ellos solos y tan amargos que era imposible mantenerlos en la boca. Así mismo amargos, desabridos, ácidos, verdaderamente incomibles” (Foto: Havanatimes)

“Aaaah pero vuelve este año acopio y el engaño de los frijoles duros y amargos…ahora aparecieron en Trinidad y no pasa nada, seis pesos por una libra de frijoles es medio día de trabajo para muchos y mas para muchos jubilados y no pasa nada”, comentó un lector de Escambray.

Consultado por la persona que denunció el hecho, el director de Acopio en el municipio de Fomento dijo que “ellos no tenían un equipo para saber si el frijol era bueno o malo.”

El directivo dijo que el frijol ya estaba vendido y que la culpa estaba en los vendedores de Yaguajay.  Así de sencillo.

Es este otro episodio de engaño al consumidor en Cuba, una estafa al pueblo trabajador y una burla de la empresa provincial de Acopio.

Vender 10 mil libras de frijoles duros y amargos parece cosa de película, pero corresponde a un fragmento de la triste realidad de los cubanos de a pie.

“Alguien nos puso la cocina dura y amarga por estos días; ese alguien fracturó nuestra economía, trastocó nuestros planes y nos hizo sentir engañados”, concluye el autor del texto que también llevó a su casa, sin sospecharlo, frijoles duros y amargos.

* Redacción Cuba Trendings con información de Escambray

Facebook Comments
shares
error: El contenido está protegido!!