ÚLTIMA HORA: Resolución de Bob Menéndez y Marco Rubio pide restaurar el programa de refugio de EEUU para médicos cubanos

Los senadores cubanoamericanos Bob Menéndez y Marco Rubio han presentado este jueves en el Senado estadounidense una resolución bipartidista que califica de “tráfico humano” la venta por parte de La Habana de los servicios de los profesionales de la salud de la Isla, y pide a Washington restaurar el programa de refugio a médicos cubanos que escapan de misiones en el exterior (el Cuban Medical Professionals Parole).

En la iniciativa, Bob Menéndez y Marco Rubio citan la investigación iniciada por DIARIO DE CUBA que denuncia los abusos contra los médicos cubanos enviados al exterior, y acusan a La Habana de someter a esos profesionales a una “trata de personas patrocinada por el Estado”.

Asimismo, advierten a los gobiernos que contraten los servicios de trabajadores cubanos de la salud a través de la Comercializadora de Servicios Médicos —una opaca Sociedad Anónima— u otras empresas del régimen, que asumen “riesgos relacionados con la participación en acuerdos de trabajo forzoso”.

La venta de servicios profesionales, principalmente médicos, constituye la principal fuente de ingresos del Gobierno de la Isla.

Los senadores recuerdan que, para controlar a esos rentables trabajadores de la salud en el exterior, el régimen recurre a métodos coercitivos como retener sus pasaportes y restringir sus movimientos, vigilar sus actividades fuera del trabajo, amenazarlos con revocar sus licencias médicas, tomar represalias contra sus familiares en Cuba si abandonan las misiones, e impedir la entrada a la Isla durante ocho años a quienes no regresan.

En la resolución, Menéndez y Rubio se refieren específicamente al programa Más Médicos, propuesto por La Habana a Brasilia en 2012 e iniciado por el Gobierno de Dilma Rousseff en 2013.

En el esquema creado para Más Médicos, La Habana y Brasilia utilizaron como intermediaria a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), una estrategia del Gobierno de Rousseff para evadir al Congreso brasileño, al que tendría que haber acudido en caso de acuerdo bilateral.

Como resultado, por la contratación de trabajadores de salud cubanos que prestaban servicios en Brasil, la OPS se quedaba con el 5% de lo que pagaba en salarios el Gobierno de Rousseff. El régimen cubano, por su parte, se embolsaba al menos el 70%. A los profesionales de la Isla llegaba solo una ínfima parte.

La iniciativa de Bob Menéndez y Marco Rubio exige a la OPS “proporcionar inmediatamente una mayor transparencia sobre su participación en el programa Más Médicos” y sobre su acuerdo con el Gobierno de Cuba y la Comercializadora de Servicios Médicos S. A. (CSMSA).

Advierte que el Gobierno cubano “debe compensar” a los profesionales de la Isla que trabajaron en Brasil “por el monto total de los salarios que les fueron embargados”. Critica que no hayan sido contratados bajo los mismos términos que los médicos de otros países.

La Habana se retiró de Más Médicos en noviembre pasado, después de que el entonces presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, amenazara con revisar los términos del contrato cuando asumiera la Presidencia.

Bob Menéndez y Marco Rubio consideran en su iniciativa que el Departamento de Estado de Estados Unidos debe endurecer la clasificación de Cuba en su informe anual sobre trata de personas, “dadas las nuevas pruebas sobre las misiones médicas cubanas” en el exterior y “el fracaso del Gobierno de Cuba en criminalizar la mayoría de las formas de trabajo forzoso”.

* Tomado de Diario de Cuba

Facebook Comments
shares
error: El contenido está protegido!!