Filtran foto de Díaz-Canel y su esposa durante cena familiar en su casa (+foto)

Una foto de Díaz-Canel y su esposa Lis Cuesta durante una cena familiar en su hogar, está circulando por Internet y provocando infinidad de reacciones.

Varios usuarios han replicado la foto, donde el no-electo sonríe a la cámara, mientras deja entrever que, efectivamente, ha engordado unas libritas.

Para algunos, esta imagen no tiene nada de particular, pues “él y sus hijos viven discretamente si se compara con el nivel de vida de los castro-ruz”, asegura un internauta.

Pero, para la mayoría, la foto indigna y mucho más en medio de las carencias y el desabastecimiento crónico del país.

Varios detalles llaman la atención en esta reveladora imagen. Según el periodista Yordan Roque Alvarez el vino que aparece en escena, es un Borbon cosecha 1907, con un costo de 1000 euros.

La cena familiar, agrega Roque, estaría aderezada con “platos criollos típicos latinos” y la señal que hace Canel mientras sonríe (esto ya en clave humortística), “nos deja un mensaje Somos 2: Yo y Raúl.”

Lejos de cualquier indicio humorístico y de varios memes que ya están divulgándose tras la foto del jefe de estado y compañía, la publicación es copia fiel de lo que vivieron sus antecesores en el poder.

Lujos, viajes, buena vida, orgías y banquetes, fue lo que gozó el extinto dictador Fidel Castro, quien pregonaba una revolución “de los humildes y para los humildes”, mientras devoraba langosta y caviar a escondidas del proletariado.

“Cuando el pueblo ni pan tiene, el aceite no se ve y…..muchas cosas básicas más. Ese es el comunismo o socialismo de todos los humildes”, dice Roque Álvarez.

En las próximas horas, esa foto de Díaz-Canel va a ser titular en diarios y emisoras de radio y televisión y va a serlo porque el mundo está cansado de tanta palabrería de los socialistas, que dicen “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago.”

Y sí, es una foto hasta cierto punto normal. Cualquier persona debería comer bien y beber buen vino, tener una vivienda digna, amigos sonrientes y felices, ropa y tranquilidad.

Pero en la Cuba de los contrastes, ese privilegio es para algunos, como el señor Díaz-Canel que poco a poco va despuntando como otro oportunista y desvergonzado dirigente.

¡Buen provecho, Miguel!

Facebook Comments
shares
error: El contenido está protegido!!