¿Dónde está Raúl Castro? ¿Por qué no fue al velorio de Harry Villegas?

Raúl Castro no fue al velorio de Harry Villegas, “Pombo”, y en su lugar envió unas ofrendas florales como mensaje de condolencia.

El que fuera escolta del Che Guevara, se fue de este mundo terrenal el 29 de diciembre, pero Castro no lo despidió.

Lo hicieron, reseñó Prensa Latina, dirigentes del PCC, jefes principales de las FAR y miembros de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Una de las últimas apariciones en público del General de Ejército, fue precisamente en el velatorio de otro combatiente, Faure Chomón Mediavilla.

Faure (se) partió el 5 de diciembre y Castro le hizo guardia de honor, junto a otros dirigentes de la gerontocracia cubana.

Chomón fue ascendido a comandante del Ejército Rebelde en 1958 y era uno de los asaltantes del Palacio Presidencial.

En las fotos de rigor hechas por los Estudios Revolución, se ve a un envejecido Raúl, al pie del diminuto ataúd con las cenizas de Chomón.

Es usual que el apparátchik asista a estos velatorios. Así sucedió en el de Alicia Alonso, fallecida el 17 de octubre en La Habana.

Pero, ¿por qué no iría Raúl Modesto a las honras fúnebres de quien fuera hombre de confianza de Guevara?

¿Habría un mensaje entre líneas desde la cúpula castrista o más bien otro motivo de peso justificó tan notable ausencia?

Solo Dios sabe.

velorio de Harry Villegas
El 8 de diciembre durante el velatorio de Faure Chomón (Foto: Estudios Revolución)

El 21 de diciembre, el todavía Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), estuvo en el parlamento cubano.

Allí, antes del paripé para elegir un nuevo primer ministro, los diputados “ratificaron la confianza en la dirección del país”.

Raúl, con su tradicional uniforme militar, felicitó a Manuel Marrero y conversó con los otros abuelitos “coma-andantes” de la revolución.

Quizá, tras bambalinas, se tocó el tema del próximo congreso del PCC, previsto para abril próximo.

Hasta ahí todo bien.

Luego le vimos leer un discurso en el aniversario de la revolución cubana, en la ciudad de Santiago de Cuba, el 2 de enero de 2020.

A solo unos metros de la tumba de su hermano, el menor de los Castros se le escuchó muy mal, con voz resquebrajada y luctuosa.

Las noticias “recientes” desde La Habana hablan de una presunta discusión entre él y la “viuda en jefe”, la señora Dalia Soto del Valle.

Esta información, replicada por algunos portales de noticias, no es de extrañar, dadas las desavenencias entre la familia real y las pugnas por el poder.

El escritor Carlos Ferrera, apoyado en las fuentes periodísticas de Juan Juan Almeida, hizo saber del chisme en su perfil de Facebook.

“Según me contaron, y hoy corroboro con Juan Juan Almeida, la bronca telefónica provocó que Raúl Castro se descompensara seriamente de la presión (180 con 120), así que hubo que montarlo urgentemente en un avión para La Habana, y ha estado ingresado los primeros días de enero en el CIMEQ”, escribió.

Los rumores de que está hospitalizado, enfermo o incluso muerto, comienzan a circular en la Internet y aquellas coronas enviadas a “Pombo” dieron qué pensar.

El movimiento opositor Clandestinos colgó varias imágenes el 13 de enero, con carteles que dicen bien claro: “Raúl se murió”.

También apelan al calificativo con que la mayoría de los cubanos conoce a Raúl, apodado “La China”.

“Se fue la yegua”, “Se fue la china”, dicen los mensajes escritos por el grupo opositor en una casa de descanso de dirigentes del PCC.

¿Se habrá ido Raúl con sus hermanos Mongo y Fidel?

¿Será una de las tantas distracciones del régimen o del propio ex general presidente?

Vivir por ver.

Alamar, La Habana, amaneció con mensajes contra Raúl Castro atribuidos al grupo CLANDESTINOS. Según el vecino que me envió las fotos esto fue en casa de descanso de dirigentes del PCC.

Publiée par Yusnaby Pérez sur Lundi 13 janvier 2020

Facebook Comments
shares
error: El contenido está protegido!!