Lo que queda de El Lago de los Sueños de Camagüey (+fotos)

El Lago de los Sueños de Camagüey es la viva estampa del socialismo cubano. Las imágenes más recientes de esta instalación no dejan espacio a la duda.

Hay en la isla una escena muy repetida: la inauguración «a lo grande» de cualquier unidad gastronómica, los diplomas, el corte de la cinta y el discurso efusivo de un orador.

El Lago de los Sueños de Camagüey
Foto: cortesía

Todo queda registrado en cámara y surca el éter por las emisoras municipales, provinciales y nacionales, se vuelve titular en tinta impresa y reportaje del noticiero nacional de televisión.

Al principio hay manteles, aires acondicionados, buen trato y sonrisas, a los pocos meses ya la farsa se desmorona y la realidad se impone otra vez. Es el cuento de la buena pipa.

Así ha pasado con el Lago de los Sueños de Camagüey, cuyo deterioro es más que notable y las promesas de recuperarlo se han quedado en el olvido.

«Soñar el lago otra vez»

Con este titular, el periódico Adelante de Camagüey reseñaba en agosto de 2020 la situación de El Lago, que describía como un sitio «descomercializado».

El reportaje  hacía referencia a las poquísimas opciones durante el verano y citaba la actuación de payasos y un evento campesino como únicas ofertas.

El Lago de los Sueños de Camagüey
Foto: cortesía

Culpar al Covid parece que fue el pretexto de los directivos agramontinos, que sugerían «esperar el regreso a la normalidad» para mejorar las opciones del centro.

En el texto de marras, se leían infinidad de justificaciones: que si la embarcación de madera era muy vieja o que las bicicletas acuáticas no podían circular por las «plantas invasoras».

El rosario de pretextos no tenía un plan de intervención para mejorar  el Lago, y el artículo en sí, más bien describía la problemática sin avisorar una solución a tanto abandono.

«¿Con tanto tiempo cerrados al público no pudieron tener todo listo para las vacaciones?», se preguntaba la periodista, autora de la denuncia.

Pues pareciera que no y que el mal estado del centro recreativo se alargó en el tiempo, a juzgar por las recientes imágenes que han llegado a nuestra redacción.

Algunos han escrito en redes sociales que, tras la destitución del primer secretario del partido comunista en la provincia, las cosas han cambiado en «La Cuna de El Mayor».

A Jorge Luis Tapia se le recuerda, además de su estilo déspota, por las obras que dejó en Ciego de Ávila y Camagüey, antes de que lo nombraran vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba.

Pero su nuevo encargo de la gerontocracia militar cubana, no fue la causa del progresivo deterioro de El Lago de los Sueños de Camagüey y de otras instalaciones recreativas.

La culpa es de la empresa estatal socialista, incapaz de perdurar y ofrecer un servicio de calidad.

Collage

Las imágenes que compartimos en este post confirman o reiteran la historia que ya la propia prensa estatal reseñó en agosto pasado.

Ni la guagua donde había servicios de los Joven Club de Computación, ni el avión que fue climatizado, ni la variedad de ofertas gastronómicas distinguen a El Lago.

¿Tendrá que regresar el «mago» Tapia de la capital para que resucite a El Lago de los Sueños de Camagüey?

¿La dirigencia agramontina no ha valorado entregarle este centro a una empresa privada para que resuelva lo que la empresa socialista es incapaz de resolver?

Mientras llegan las respuestas a estas y otras interrogantes, juzgue usted por las siguientes fotos:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Así está «El Lago de los Sueños», de Camagüey. Vea la historia completa en @cubatrendings

Una publicación compartida de Cuba Trendings (@cubatrendings) el

Facebook Comments

Kike Perdomo

Periodista y bloguero cubano radicado en Ecuador. Tiene experiencia en redes sociales, audiovisuales y wordpress. Ha trabajado para la radio, la televisión y el periodismo digital.

shares
error: El contenido está protegido!!