Arrastra un sillón de hierro porque no tiene silla de ruedas. Es cubana (+fotos)

Las tristes fotos de una mujer que arrastra un sillón de hierro para desplazarse, en ausencia de una silla de ruedas, comienzan a circular por Internet.

La señora es una morena que le falta una pierna. Cada día intenta llegar a una tienda localizada en 41 y 42, para desde ahí pedir limosna y ganarse la vida.

El usuario David Orret Cisneros hizo pública esta historia en la red social Facebook, donde la mujer puede verse en pésimas condiciones para trasladarse.

“Día tras día, esta señora va arrastrando su sillón de hierro unas 7 cuadras hasta llegar a la entrada de la tienda de 41 y 42 para pedir limosnas, ahí pasa horas, ahí se orina, se moja en la lluvia, se asa al sol”, dice el post.

Y como en otras escenas que han sido captadas por el lente de un fotorreportero casi estático que busca impresionar con su imagen, Orret Cisneros se ganó el rechazo y el cuestionamiento de algunos.

“Hiciste algo por ella además de esta publicación? Le ayudaste a llegar hasta donde iba? Le diste algún dinero para que comprara algo de comida? Te quedaste con la dirección de la farmacia para indagar pq dicen q no le toca la silla de ruedas??”, le increpó Yisel Marrero Ortega.

El autor del post se defendió como pudo, alegando que le habló como ser humano.

“no es suficiente, pero es algo. No le di dinero x hablarme, se lo he dado otras tantas veces cuando ya ella está en su lugar”, comentó.

sillón de hierro
Fotos: David Orret Cisneros / Facebook

Pero la esencia de las fotos no es cuestionar al que las hizo, sino al sistema de salud pública cubano que ignora este tipo de situaciones.

La señora que arrastra un sillón de hierro, no tiene silla de ruedas y le respondieron con aquella frase conocidísima: “hay, pero no te toca.”

“Logros del socialismo. Y se llenan el hocico con la supuesta excelente salud cubana”, opinó Diego Alfonso Castillo Chandía.

De acuerdo al comentario de uno de los facebookeros, identificado como Carlos Muñoz, la mujer es alcohólica, de ahí que le nieguen algún tipo de ayuda.

sería bueno averiguarle por un buen médico. Como es alcohólica no la atienden y ya perdió su pierna por eso. Y aunque sea adicta, el respeto a la vida debería ser la consigna de todo ser humano. Lástima de país este”, escribió.

Lo triste de esta historia es que la mujer que arrastra su sillón metálico a pleno sol, vive a unas cuadras del barrio Kholy, donde viven algunos dirigentes y políticos del régimen comunista.

Al cierre de este post, muchos cubanos en el exterior se estarían poniendo de acuerdo para enviarle una silla de ruedas a la señora, empeño que pudiera concretarse en los próximos días.

Facebook Comments
shares
error: El contenido está protegido!!