Cae narrativa mediática sobre «confrontación» tras nuevos detalles sobre ataque LGBT al culto cristiano en La Habana

Tras el ataque LGBT al culto cristiano en La Habana medios como Tremenda Nota o Cibercuba han publicado informaciones que tuercen lo ocurrido.

Un grupo de jóvenes y adolescentes evangélicos se congregaron este Domingo de Pentecostés en La Piragüa, cerca del Malecón habanero.

Cibercuba publicó un titular, «Cristianos y Lgbt se enfrentan en La Habana», que equipara a los agredidos con los agresores, a los victimarios con las víctimas. Esto, en lo que la academia de periodismo enseña, es antiético.

La actitud de varios lectores -creyentes o no- ha sido comentar indignada o burlonamente la nota de Cibercuba, otros han optado por eliminar el like a la página.

Un post que circula en grupos de Whatsapp y Telegram y al que tuvo acceso Cuba Trendings expresa: «Los medios que traten como basura a cierto grupo de ciudadanos por su fe o que no tengan la decencia de apegarse a los hechos no deberían tener nuestros Likes».

El mensaje, que incluye la etiqueta #CibercubaAmaALosVictimarios, recuerda que equiparar a los victimarios con la víctimas, es «repudiado por la ética periodística básica. Por este motivo, retiro mi suscripción del medio, esperando a que haga un periodismo comprometido con la realidad y que cumpla estándares éticos mínimos».

UN ABRAZO SILENCIADO POR LOS MEDIOS

Sin embargo, nuevas evidencias sobre lo que realmente ocurrió tras el ataque LGBT al culto cristiano en La Habana empañan las versiones de medios independientes.

La usuaria María Fernanda Piñeiro Ortiz, testificó en un post de Facebook que los jóvenes y adolescentes reunidos en La Piragua estaban «orando por la nación cubana y adorando al Señor (…). Nunca hubo ofensas [desde los creyentes]».

«Nosotros no vamos a los eventos que realiza la comunidad Lgbt o intervenimos en ellos (…). Ustedes exigen respeto, pero no respetan la opinión de otros», dijo la joven y añadió una imagen donde se ve claramente a cristianos abrazar a varios activistas Lgbt, entre ellos a Maykel González Vivero.

La imagen de los atacantes siendo abrazados también fue compartida por VIVOS, página oficial del grupo que reúne a jóvenes y adolescentes para orar y cantar alabanzas los domingos: «¿Que los cristianos se enfrentaron a activistas de la comunidad LGBTI+? ¿Que somos homofóbicos? Creo que a las personas encargadas de difundir dichas acusaciones se les pasó esta foto o simplemente no les convenía» mostrarla.

El mensaje de VIVOS resaltó que lo que se ve en la foto es a «jóvenes cristianos haciendo lo que de pequeños hemos escuchado y de más grandes hemos podido escudriñar en las Escrituras», es decir «un grupo de jóvenes haciendo lo que demanda nuestro Dios: amar a nuestros prójimo como a nosotros mismos».

El post culminó expresando que ese abrazo «da la medida de lo que hemos aprendido de nuestro MAESTRO por excelencia, JESUS: que amemos al PECADOR y aborrezcamos al PECADO».

De otro lado, otra imagen de Vivero tomada por el equipo de Tremenda Nota, presuntamente del inicio de la provocación, le mostraba gritando, alterado.
La página pro Derechos Humanos Libertad y Conciencia posteó un mensaje de «profundo respeto por los jóvenes que resistieron con palabras de amor y sin ceder a las provocaciones» de activistas Lgbt el Domingo de Pentecostés.

Durante la transmisión en vivo de Padilla es posible escuchar a los creyentes decir que no odian a los homosexuales y aproximarse a ellos con palabras conciliadoras.

Activistas Lgbt presentes subrayaron que iban pasando cerca de la concentración de cristianos, cuando oyeron un «comentario homófobo».

La editora de la revista Maranatha, Iris Macías Oropesa, preguntó en varias ocasiones a Padilla sobre cuál fue el comentario de marras, pero solo recibió evasivas.

Usuarios han expresado su sospecha de que el equipo de Tremenda Nota, la más conocida revista socialista sobre temática gay en la isla, estuvieran presentes y tomaran una amplia fotogalería del suceso.

«Parecía premeditada esta provocación», dijo el usuario Martín Romero, que se identificó como ateo.

El artista visual y poeta Luis Luísovich también comentó en ese sentido que los «militantes ideológicos LGBT fueron a darle un mitin de repudio a jóvenes religiosos que estaban reunidos pacíficamente» para «frívolamente, crear contenido».

FUNDAMENTALISMO LGBT
«Los fundamentalistas de aquel show en vivo fueron los integrantes ideológicos del colectivo LGBT, y no la totalidad que asumen que representar», expresó Luísovich, conocido por su trabajo en la cartelística y el diseño.

En su análisis, el artista señalaba a Maykel González Vivero, como alguien que «asume que representa al colectivo gay, mientras lucra objetivamente mediante el marketing emocional. El colectivo LGBT es un nicho de mercado, y Vivero se gana la vida escribiendo para un público cautivo».

Vivero dirige la web Tremenda Nota, apoyada, según sus palabras, por la cooperación de países europeos. En un momento de máxima crisis por la inflación, la tenencia de euros hace más lucrativo su negocio «informativo».

«Él [Vivero] vende emociones a un colectivo/mercado, y no hay mejor forma de vender una emoción que generar un antagonista, y qué mejor morbo que invadir el espacio del otro (los cristianos en este caso) para generar un choque, una Breaking News», continuó Luisovich.

Siguiendo el amarillismo de William Randolph Hearst, magnate de la prensa estadounidense a finales del siglo XIX, Vivero parece provocar la noticia para después cubrirla, y así alimentar una maquinaria de propaganda que le permita ganancias económicas. Lo terrible es que en la medida que gana dinero, pierde credibilidad su mensaje y su persona.

«A los agresores, el tiro les salió por la culata: aquellos a los que intentaron hacer pasar como fundamentalistas, no sucumbieron a la provocación», escribió Luisovich.

«Una característica de los fundamentalistas es invadir el espacio de los demás, gritar para imponerse ideológicamente».

Y concluyó: «Los fundamentalistas que protagonizaron el ataque LGBT al culto cristiano en La Habana no asumieron al colectivo LGBT en su verdadera diversidad. Hay en ese grupo quienes se resisten a ideologías que no son orgánicas más allá del interés de quienes se autotitulan portavoces, pulsando resortes emocionales. Los que el domingo gritaron lo hicieron con tan mal discurso, que hasta asumieron a viva voz que Cuba es un país de derechos. Vengan acá… ¿¡en qué país viven ustedes!?»

Facebook Comments

Tony Sanchez

Redactor-colaborador del blog Cuba Trendings.

error: El contenido está protegido!!