Carta a los Obispos Católicos de Cuba: «la Iglesia teme a las palabras oposición y cambio»

Una Carta a los Obispos Católicos de Cuba llama a la Iglesia de la isla a no temer a las palabras «oposición y cambio».

El documento, difundido en redes sociales, ha sido compartido por el laico Leonardo Benito Pama, quien hace exhortaciones y críticas en su misiva.

Es el tiempo de abandonar las negociaciones privadas con el gobierno y salir a dar la cara públicamente en respaldo de los que sí han tenido el valor de condenar la miseria humana con que vivimos en Cuba

La Carta.. se basa en criterios y experiencias personales, pero también en la de otros católicos cubanos, refiere el autor, oriundo de Santa Cruz del Sur, provincia Camagüey.

Benito califica a la Iglesia católica cubana como una «Iglesia que también ha guardado silencio, que ha caído en el clásico juego de (un, dos, tres, pollito inglés).»

En el texto se hace referencia a la solicitud para que los obispos católicos se pronunciaran ante la negativa del régimen a liberar una supuesta ayuda humanitaria.

Este donativo, retenido injusta y arbitrariamente en el puerto del Mariel según organizaciones del exilio en Estados Unidos, podría alimentar alrededor de 15.000 familias.

«Una vez más quedó solo la amargura de los interrogatorios por parte de la seguridad del estado y un silencio sepulcral de la iglesia en el respaldo público de sus laicos», agrega.

Lo anterior es solo uno de los cuestionamientos hechos por el laico en la Carta, donde también se menciona la necesidad de «abandonar las negociaciones privadas con el gobierno».

Se le pide a los Obispos Católicos que condenen las violaciones de los derechos humanos y que llame al régimen al respeto y la integridad humana.

Un redactor de Cuba Trendings se comunicó con el autor de la misiva para procurar más detalles sobre este mensaje pero, hasta el momento, no hemos obtenido respuesta.

Compartimos, de manera íntegra, la Carta a los Obispos Católicos de Cuba, que puede ser consultada en la página personal de Facebook del autor:

La Iglesia «tiene un papel público que no se agota en sus actividades de asistencia y educación» sino que procura «la promoción del hombre y la fraternidad universal».
Papa Francisco (Fratelli Tutti)

Carta pública a los obispos católicos cubanos:
Inspirado y fundamentado en la reciente encíclica del Santo Padre el Papa Francisco, Fratelli Tutti, me dirijo a ustedes, quienes acompañan y guían al pueblo cubano en el caminar y la fe en nuestro Padre Dios.
Cuba es un pueblo sumergido y minimizado bajo el poder de unos pocos, padecimiento que acumula por más de seis décadas. El mismo pueblo que ha sufrido una despersonalización a causa de una ideología que en sus argumentos más intrincados promueve el odio y la lucha de clases. Pueblo que padece y espera en la miseria y la angustia diaria como producto de un sistema económico nefasto. Una sociedad que desde los años 60 ha vivido graves violaciones de los derechos humanos entre las cuales como Iglesia hemos vivido la persecución religiosa y como pueblo hemos visto denigrada la dignidad humana. Pero también es un pueblo creyente, con fe en Dios y en la bendita imagen de La Caridad del Cobre. De cubanos, que en lo profundo del corazón mantienen la esperanza de una patria nueva “con todos y para el bien de todos”.
Nuestra Iglesia cubana no está al margen del pueblo, es una Iglesia que peregrina y acompaña. A título personal y basado en las experiencias de vida tanto mías, como de otros fieles me atrevo a decir que es una Iglesia que también ha guardado silencio, que ha caído en el clásico juego de (un, dos, tres, pollito inglés).
En nuestra Cuba actual carecemos de instituciones intermediarias que velen por el bienestar y la integridad de cada cubano, como fruto de la concentración del poder en manos del estado. Sumado que somos un pueblo ajeno a toda decisión que se tome en la isla para con la gente y su “bienestar”. Si bien la Iglesia ha mediado entre el estado y el pueblo pocos son los laicos que tienen conocimiento real de estas mediaciones; nos acostumbramos a las negociaciones de camerinos y es por esto que digo que hemos caído como iglesia en el mismo juego. Para los muchos de los laicos cubanos hoy es una Iglesia de silencios, que le teme a la palabra oposición y cambio.
Hemos sido interpelados por el papa como ciudadanos y como iglesia y es tiempo de responder y acompañar. A contar del Papa “La Iglesia «tiene un papel público que no se agota en sus actividades de asistencia y educación» sino que procura «la promoción del hombre y la fraternidad universal».” Pero esta intervención ha de hacerse pública, tomando los riegos y enfrentando la realidad tal cual es y condenando con mano dura siempre que se atente contra la integridad humana. El pueblo cubano en medio de la crisis política y económica que atraviesa está buscando apoyo y respaldo también en la Iglesia y hasta el día de hoy solo se ha escuchado un silencio fundado en el temor de retroceder lo que hemos “avanzado”.

Un fuerte ejemplo de esto, sin ahondar en el tema y sea cual sea la causa de fondo que llevo a una familia hasta las puertas del obispado en la ciudad de Holguín, ¿cuál fue la respuesta que como iglesia entregamos públicamente? Qué triste que para el pueblo cubano que desconoce el actuar de la iglesia en estas mediaciones la respuesta haya sido una puerta cerrada. Acá cito de nuevo al Papa “La Iglesia es una casa con las puertas abiertas, porque es madre. Y como María, la Madre de Jesús, «queremos ser una Iglesia que sirve, que sale de casa, que sale de sus templos, que sale de sus sacristías, para acompañar la vida, sostener la esperanza, ser signo de unidad […] para tender puentes, romper muros, sembrar reconciliación».”
Hablemos y respaldemos públicamente a los laicos que dirigieron a su conferencia una carta pidiendo un pronunciamiento ante la ayuda enviada por la diáspora y retenida en un puerto por el gobierno, conscientes todos de que alimentaría a más de 15.000 familias. Una vez más quedó solo la amargura de los interrogatorios por parte de la seguridad del estado y un silencio sepulcral de la iglesia en el respaldo público de sus laicos.
O de los laicos que no han temido levantar su voz por lograr una Cuba más justa y sin violaciones a los derechos humanos, actuar que les ha costado incluso la vida o los casos en que la misma iglesia los ha mandado de “castigo” a otras diócesis a los sacerdotes que han respaldado la voz del pueblo con el fin de opacar su actuar y mediación.
Es el tiempo de abandonar las negociaciones privadas con el gobierno y salir a dar la cara públicamente en respaldo de los que sí han tenido el valor de condenar la miseria humana con que vivimos en Cuba. Una carta de nuestros obispos cada diez años no respalda a un pueblo que necesita apoyo y acompañamiento ahora más que nunca.
Respondamos al llamado del Santo Padre que nos dice: “Por estas razones, si bien la Iglesia respeta la autonomía de la política, no relega su propia misión al ámbito de lo privado. Al contrario, no «puede ni debe quedarse al margen» en la construcción de un mundo mejor ni dejar de «despertar las fuerzas espirituales»”
Como laico no les pido convertir a la Iglesia en un partido político, les pido que actuemos públicamente y que como Iglesia ofrezcamos de inmediato un acompañamiento público a los que lo necesitan y que apuestan por una Cuba mejor. Una Iglesia que no tenga miedo y que abiertamente condene las violaciones de los DDHH y llame públicamente al gobierno al respeto y la integridad humana que se ha visto vulnerada estos últimos meses.
Atentamente, Leonardo Benito. 

Facebook Comments

Kike Perdomo

Periodista y bloguero cubano radicado en Ecuador. Tiene experiencia en redes sociales, audiovisuales y wordpress. Ha trabajado para la radio, la televisión y el periodismo digital.

shares
error: El contenido está protegido!!