Frijoles colorados con acuarela, la estafa de un carretillero cubano (+fotos)

Un potaje de frijoles colorados es la octava maravilla para los cubanos, pero conseguirlos cuesta un ojo de la cara y casi siempre hay que acudir al mercado informal.

Esto hizo el usuario Yuri Barón O’Hallorans, quien le compró unas libras a un carretillero de La Habana y resultó estafado por el vendedor.

Según narra este usuario en la red social Facebook, fue víctima de un engaño, pues la compra no era lo que él esperaba.

«Miren cómo está la trampa en Cuba!! Acabo de comprar supuestamente frijoles colorados. Pero realmente son de otra especie pintados», refiere Yuri.

Su publicación causó asombro y risa en esta plataforma de Internet, aunque algunos indignados pidieron que revelara la identidad del carretillero.

El consumidor se limitó a decir que el vendedor ambulante se le puede localizar en Centro Habana, en la calle Ánimas, pero no reveló foto o cosa parecida.

Por sus palabras, el valor de los frijoles colorados es de 50 o 60 cup cada paquete, al menos este es el precio en que lo comercializan en la zona.

«Se los compré a un carretillero. Sin mentir. Cuando los lavé se destiñen. Parecen pintados con acuarela jajaj. Cómo estamos cubanos. No es fácil», concluye el autor del post.

Frijoles colorados con acuarela

El post despertó infinidad de comentarios, uno de ellos fue el de Silvia María Garcia Cabrera que dijo sentirse enfurecida, decepcionada y triste por semejante realidad.

«Q falta de respeto!!!, no hay consideración, descaro, desesperación, ya no tengo palabras, hasta cuando!? Esto se pasa de la de castaño oscuro», escribió.

Y hablando de castaño a oscuro, Maria Carla Colome Hernanadez bromeó que los tintes de pelo que están carentes en las peluquerías es porque los usan para pintar los frijoles.

Por su parte, Leandro Alfaro opinó que él no adquiere nada en la calle y todo lo compra en las tiendas, donde confiesa que tampoco hay seguridad:

«los sasonadoras y comimos los estaban haciendo con estiércol de vaca y caballo seco lo muelen y lo mezclaban y eso lo vendía así que no te asustes», indicó.

Lo que sí parece que es una realidad es que el ardid del carretillero funciona para agilizar la venta, pues los frijoles en cuestión estaban buenos, según el comprador.

«Lo que pasa es que estaban pintados para aparentar que son colorados y venderlos rápido y caros. Es lo que hicieron», añade Barón O’Hallorans en su publicación.

A esto le salió al paso Miriam Valdivia que lo consideró igual una mala acción: «si fue para ponerlos más caros pero igual son unos estafadores».

«Yo quiero ver al de la carretilla que me vendió naranjas minis verdes perfectas como limones y carísimas jajaaj hp anda perdio … aaah pero cuando lo vea jaajaj», replicó.

La evidencia de los frijoles colorados con acuarela la compartimos a continuación:

Facebook Comments

Kike Perdomo

Periodista y bloguero cubano radicado en Ecuador. Tiene experiencia en redes sociales, audiovisuales y wordpress. Ha trabajado para la radio, la televisión y el periodismo digital.

shares
error: El contenido está protegido!!