Repudio a reciente asedio, violación de propiedad y vandalismo contra opositores cubanos

Asedio, violación de propiedad y vandalismo contra opositores cubanos, así podría resumirse lo acontecido el pasado 22 de febrero en el barrio habanero Los Pinos.

Una turba de ciudadanos procastristas asedió la vivienda de una opositora portando carteles con la imagen del fallecido dictador Fidel Castro y lanzando consignas y ofensas.

La vivienda, donde había tres menores de edad junto a la disidente Anyell Valdez, fue sitiada por trabajadores de una escuela local.

Las personas habían sido movilizadas, presuntamente, por el régimen, según denunció la mujer en una directa de Facebook que transmitió el acto de repudio.

Dos individuos brincaron la cerca perimetral de la vivienda y vandalizaron con pintura azul una pared del portal donde Valdez había estampado consignas anticastristas.

Además, los intrusos trataron de asfixiar al perro de la familia, denunció el activista Adrián Rubio, también en el interior de la casa, y pintaron mensajes procastristas en el portal.

Los sucesos levantaron una ola de indignación nacional y llamamientos a la Unicef en Cuba, delegación que no se ha pronunciado aún por la seguridad de los niños.

El periodista independiente Alejandro Hernández cuestionó en un post de Facebook qué dignidad, qué decoro, qué virtud posee un gobierno que necesita del terrorismo de Estado disfrazado de actos de repudio.

«¿Acaso vamos a seguir callando?», escribió el tambien líder evangélico, y se preguntó si seguirán muchos cubanos en «el papel de cómplices de nuestros propios verdugos cobardes».

«Hoy, fue esta familia en Los Pinos, ¿y mañana? Hoy sus hijos, menores de edad, sufrieron a manos de quienes predican la aberrante plática del odio. ¿A quién apuntará mañana la ruleta rusa?», posteó Hernández.

Por su parte, el abogado bautista Miguel Porres afirmó en su perfil de Facebook que «no puede haber prosperidad para el pueblo mientras haya odio, rechazo, discriminación y fobia. Un discurso de odio solo causa retraso y confrontación».

En otro, más adelante, posteó que la prensa oficial cubana permanece callada ante este claro acto de vandalismo contra opositores cubanos: «no dicho una sola palabra de la ilegal acción contra una humilde familia cubana».

La reportera de Diario de Cuba, Yaiset Rodriguez, residente en Miami, compartió la directa de Valdez en Facebook y consideró: «¡Verguenza de dictadura socialista! Después no digan que no saben. El que no sabe, a estas alturas, es porque no quiere».

El escritor y periodista Yoe Suárez también reaccionó en redes, desde La Habana, con este post: «acto de repudio, violación de domicilio y agresión a la fachada de la propiedad privada. Al parecer, también agredieron al perro de esta familia en La Habana. Todo en un mismo vídeo».

Aunque estas prácticas, expresó Suárez, no son nuevas en el socialismo cubano «la posibilidad de documentarlo, transmitirlo en vivo, hace que el ciudadano conectado en Sri Lanka, Perú o Malawi sienta el horror de los asediados».

«Pienso ahora en aquellos miles de cubanos cuyas propiedades fueron violentadas antes, desde el inicio de la Revolución. Aquellos que no podían transmitir directas en Facebook, o denunciar en la prensa o ante quienes pensaban como ellos, porque toda la prensa y los cubanos ‘de derecha, burgueses y capitalistas’ debían desaparecer en nombre del mundo mejor que, en la práctica, se ha trocado en una isla peor», reflexionó.

Suárez también recordó a aquellos que vieron inmóviles cómo los revolucionarios «maldecían y arrastraban a los burgueses, a los de derecha, a los capitalistas, para que poco después esos mismos entusiastas fidelistas fueran a por los pequeños y medianos propietarios, a por los campesinos y obreros inconformes, a por los intelectuales y los estudiantes. Y hoy todo el territorio nacional es un hato vigilado».

«Denunciemos la embestida contra esta familia hoy, no dejemos de compartir. No seamos como esos que vieron el mal tocar a otros y la inercia fue su marca», concluyó el autor de varios libros de no ficción.

Facebook Comments
shares
error: El contenido está protegido!!