La Prohibición de Khashoggi impediría a represores cubanos viajar a E.U

Represores cubanos podrían tener prohibido viajar a Estados Unidos, tras el anuncio de la Prohibición de Khashoggi, por parte del presidente Joe Biden.

El mandatario anunció el viernes esta nueva política de restricción de visas a personas que, en nombre de un gobierno extranjero, repriman a disidentes.

 

Esta política viene a reforzar el Acta 212a3C, aportando especificaciones para hacer más proactiva la ley, subrayó la web ADN Cuba.

De manera que el Departamento de Estado podrá negar la visa a quienes hayan estado involucrados «directamente en actividades extraterritoriales serias contra la disidencia, incluidas las que reprimen, acosan, vigilan, amenazan, o dañar a periodistas, activistas u otras personas percibidas como disidentes por su trabajo, o que se involucren en tales actividades con respecto a las familias u otros asociados cercanos de dichas personas».

Las medidas que implica la Prohibición de Khashoggi pudieran tocar a funcionarios cubanos del más alto nivel, pero también a otros de menor rango.

En ese caso se encuentra un grupo de activistas LGTB cubanos señalados públicamente por el colectivo de exiliados New Generation en mayo de 2020.

En aquellas fechas New Generation lanzó una recogida de firmas, vía Change.org, pidiendo al Departamento de Estado y al Servicio de Inmigración de EEUU cancelar el visado e impedir la entrada a EEUU de Manuel Lezcay Céspedes (coordinador del proyecto Hombres Por la Diversidad); Gabriela Gutiérrez Castro (diseñadora); Manuel Vázquez Seijido (subdirector del CENESEX); Francisco Rodríguez Cruz (reportero oficialista y militante comunista); Malú Cano (Red TransCuba) y Mariano Arturo Ochoa Poveda (director de la revista Entre Diversidades).

Otros activistas señalados fueron los exfuncionarios del estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) Camilo García López-Trigo, Ada Caridad Alfonso Rodríguez y Alberto Roque Guerra, este último conocido por llevar ante los tribunales a la rapera Danay Suárez por un post en contra de la pedofilia.

Cerraba la lista de represores de New Generation la líder de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana Elaine Saralegui quien ha solicitado varias veces al gobierno reprimir a otras asociaciones religiosas que no comulgan con políticas del castrismo.

La «Prohibición de Khashoggi», además, indica que los familiares de los represores también pueden estar sujetos a restricciones de visa bajo esta política, así, la pareja de Saralegui, Ángela Lamski, codirectora de la revista socialista Q de Cuir, podría también estar sujeta a limitaciones de visado.

Q de Cuir ha publicado reiteradamente ataques a la ciudadanía conservadora y minorías religiosas como los protestantes, en franco alineamiento con las políticas del régimen cubano durante 62 años.

También podrían ser afectados por la nueva legislación estadounidense Yadiel Cepero y Yoelkis Torres, quienes en agosto de 2019 cabildearon ante el Partido Comunista de la provincia Matanzas para censurar un espectáculo de clowns y despedir a cuatro actores del grupo Los Parchís, cosa que lograron en un primer momento.

Ambos activistas LGBT alegaban, entre otras cuestiones, que Los Parchis, en un acto de magia «queman un periódico Granma [del Partido Comunista] para luego hacerlo aparecer con la frase ‘Cuba para Cristo’».

De igual modo, eran intolerables para Cepero y Torres las «críticas a la realidad económica que vive el país», envuelto cíclicamente en crisis de desabastecimiento y cuyo comercio interior en divisas está en manos del conglomerado militar Gaesa.

La aplicación de la Prohibición de Khashoggi inició en Estados Unidos con restricciones de visa a 76 sauditas presuntamente involucradas en amenazar a disidentes en el extranjero, incluido, entre otros, el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Facebook Comments
shares
error: El contenido está protegido!!