Régimen multa a sacerdote católico y lo desacredita en redes sociales

La multa a un sacerdote católico por parte de las autoridades del municipio Madruga, en la provincia de Mayabeque, es una clara violación a la libertad religiosa.

Kenny Fernández, un conocido párroco que manifiesta en sus homilías el rechazo a la tiranía socialista, tuvo que pagar 3000 pesos en CUP por «poner en riesgo la salud de sus feligreses».

«En horas de la mañana del pasado domingo 2 de mayo del presente año, vecinos del poblado de Madruga de conjunto con uno de los Diáconos de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, realizan una denuncia anónima en el centro de Higiene y Epidemiología, motivado por violaciones a las medidas de seguridad como parte de la prevención al Covid-19», publicó la página de Facebook Mayabeque Team vs Fake New, afín al castrismo.

El uso de denuncias anónimas ha sido empleado por los Órganos de la Seguridad del Estado (OSE) durante décadas para encausar o amedrentar a quienes critican o se oponen a medidas del régimen.

Según la página, vinculada presuntamente a los OSE, inspectores llegaron al templo y aplicaron una multa de 3 mil pesos a Fernández.

El motivo es porque «incumplía con las políticas dictadas por la gobernación del municipio (…) al congregar personas en aglomeración y el lugar no contaba con el paso podálico».

El post arguyó que Fernández puso en riesgo la vida de los feligreses, y terminó con la etiqueta «#MercenariosMadeInUsa», en un intento por desacreditar al párroco que oficia en la occidental provincia de Mayabeque.

En los comentarios de la página varios usuarios enfrentaron al autor del post, como el sacerdote católico Fernándo Gálvez quien expresó: «¿el padre Kenny pone en riesgo la vida de sus fieles?
En riesgo pone la vida de una nación entera un gobierno irresponsable que no es capaz de percibir la necesidad espiritual de las personas. Muertos espiritualmente como ud que escribe estás odiosas palabras».

«Irresponsable es el presidente de la República convocando a marchas políticas por la preocupación de turno de sus intereses. Con un desgobierno que nos tiene sumidos en miseria y hambre y nos hace estar el día entero en colas interminables para conseguir algo de alimentos. No manipulen más. Basta ya de mentiras. Con las normas sanitarias la misa es un derecho y los derechos no se piden. Con artículos como este se ganan más molestias. Ustedes mismos se hunden en el lodo de la historia patria y en la poca credibilidad que puedan tener en algunos testarudos. Vergüenza de Gobierno. Vergüenza ajena nos da criterios como este», concluyó Gálvez.

Myriorly García, crítica de cine, añadió: «No enmascaren la represión política con pretextos epidemiológicos, a menos que por mínima coherencia vayan a multar a quienes organizaron el Congreso del Partido Comunista de Cuba».

El usuario Ezequiel Toledo ironizó: «¡El coronavirus de seguro es comunista! no contagia en colas en marchas políticas, ni en congreso del partido, ni en reuniones de masa (de la masa de ellos). ¡¡¡Pero si en la que no le conviene!!! Basta ya de manipulación por Dios!»

El pasado 30 de marzo el pastor y presidente de la Iglesia Cristiana Reformada, Yordanys Díaz, cuestionó al régimen cubano el mantenimiento de los templos cerrados, mientras el Estado organizaba una concentración multitudinaria en el Malecón habanero.

Facebook Comments
shares
error: El contenido está protegido!!