Hijo de reconocido pelotero cubano acusado de grabar por debajo de la falda de una mujer (+videos)

Grabar por debajo de la falda de una mujer bien pudo ser una broma de mal gusto, divertidísima y riesgosa, que aprendieron los muchachos en Cuba.

En la Isla y en otros países, porque el voyeurismo es tan antiguo como Matusalén, pero hay que tener mucho cuidado con semejante divertimento que puede traer malas consecuencias.

Así le sucedió al joven Romario Dueñas Iglesias, hijo del reconocido pelotero cubano Yobal Dueñas, quien fue acusado del delito grave por realizar un video de voyeurismo.

Romario repartía correspondencia en un edificio de oficinas en el condado de Pinellas, ubicado en el estado de Florida.

Mientras hacía su trabajo, conversaba con un amigo a través de una videollamada y quiso compartirle un instante de su día, unos segundos que le llevarían luego a prisión.

Entonces puso el teléfono debajo de la falda de una mujer y ese gesto quedó captado en una cámara de seguridad del edificio, de acuerdo con varios reportes de la cadena Telemundo.

Este acto es considerado por las autoridades como «conducta inapropiada y criminal» pues viola la privacidad de otra persona, en este caso una dama, quien mostró su malestar por lo ocurrido.

«La mujer dijo que sintió cómo el sospechoso le rozaba las piernas varias veces», refiere el video de Telemundo.

Las autoridades de Clearwater, en la Florida, revelaron el video donde se ve a Romario Dueñas captado in fraganti por las cámaras de videovigilancia.

El joven dijo a su padre que todo se trató de un malentendido, pero a los investigadores le contó otra versión y admitió su culpa.

Rob Shaw, vocero de la policía de Clearwater, declaró que Dueñas Iglesias admitió a los detectives encargados de investigar lo sucedido, todo lo que había hecho.

Romario Dueñas Iglesias tiene apenas 23 años y por esta «broma» de mal gusto fue llevado a la cárcel del Condado Pinellas, de donde salió en libertad tras pagar una fianza de 2 000 dólares.

Quizá pensó que, como en su adolescencia, no había nada de malo en grabar por debajo de la falda de una mujer, y recordar cuando él y sus amigos usaban un espejo diminuto para espiar a sus amigas del colegio.

Pero se equivocó y los segundos de posible diversión o placer le costaron bastante caros.

Facebook Comments
shares
error: El contenido está protegido!!