Cubanas debaten sobre feminismo y las redes explotan (+video)

Este lunes vimos el momento en que varias cubanas debaten sobre feminismo en el canal de la Youtuber santiaguera Ruhama Fernández.

La idea central del Facebook Live fue si es necesario o no el feminismo en Cuba hoy.

Moderado por el influencer Karlito Madrid, el encuentro contó con la participación de Agnes Koleman y Yanelys Núñez, coordinadoras del espacio quincenal Las Afueras, auspiciado por el periódico independiente Diario de Cuba (DDC).

La mayoría de los vídeos colgados hasta hoy en Youtube por Las Afueras, que aborda temas de actualidad desde una «perspectiva de género» y «anticapitalista», tienen más dislikes que likes.

El empresario e influencer cubano Manuel Milanés lamentó en un vídeo reciente que DDC tome parte del dinero de los contribuyentes norteamericanos para financiar un espacio con contenido de izquierda como Las Afueras, y no para la libertad de Cuba.

En el debate que duró más de 1 hora y media Koleman, feminista española, consideró que el capitalismo es injusto con las mujeres, ante lo que Ruhama Fernández recordó que las mujeres emigran a países con ese sistema.

Núñez rechazó la idea de que el feminismo esté vinculado con el socialismo y argumentó que ella se relaciona con exiliadas nicaragüenses que en los años 1980 apoyaron el sandinismo y ahora huyen de régimen de Daniel Ortega.

A continuación Fernández agradeció a la curadora de arte por ejemplificar «cómo la izquierda usa al feminismo» para entronizarse y luego lo deshecha.

Ana Olema, otra de las cuatro participantes en el debate, subrayó que apoya todo tipo de manifestación en Cuba, pero que también le gustaría ver una movilización de mujeres pro-vida.

Olema, una artista exiliada en Miami, expresó también que las mujeres son menos propensas a ser reprimidas fuertemente por la dictadura cubana, pues de los 138 presos políticos en cárceles solo cuatro son mujeres.

Algo similar ocurre con la lista de regulados o personas prohibidas de salir de Cuba por motivos políticos, donde los hombres son mayoría según informes del Instituto Patmos.

Olema, ubicada en el espectro político de la derecha, ha sido atacada en redes sociales a causa de su apariencia por activistas del ámbito Lgbt como Mel Herrera o Maykel González Vivero, ambos presuntamente independientes.

Cubanas debaten sobre feminismo. Reacciones. 

«Mira si la dictadura de los Castro es patriarcal, que yo como hombre no tengo derecho a pasar tiempo con mis hijos en Cuba», ironizó en uno de los más de 500 comentarios al vídeo, el escritor Abu Duyanah.

En noviembre de 2020 el también activista pro Derechos Humanos denunció que tras participar en la huelga de hambre del Movimiento San Isidro, su madre, incluso, fue prohibida de ver a los nietos.

La exesposa de Duyanah, Mariana Camejo, es una activista Lgbt que dirige una revista feminista al tiempo que trabaja para Bohemia, publicación bajo el control del régimen comunista.

Por su parte, la periodista Mónica Baró dijo en su perfil de Facebook que «las posiciones contrarias al feminismo, para quienes entienden lo que el feminismo significa, son simplemente posiciones contrarias a la igualdad entre mujeres y hombres».

En referencia a DDC, Baró juzgó: «yo no soy ni feminista ni machista, porque yo creo en la igualdad’ es un tremendo disparate. Y cualquiera puede decirlo en su muro de Facebook, pero un medio debería cuidarse de reproducirlo, y si lo hace debería hacerlo con una perspectiva crítica y rigurosa».

El uso de coletillas en regímenes como el castrismo, el franquismo y otros fue un medio de censura para opiniones disidentes.

Baró consideró los criterios de Ruhama Fernández como «profundamente ignorantes».
«El sistema patriarcal es un hecho demostrado con múltiples evidencias. A ninguna persona medianamente informada se le ocurriría decir eso», continuó la periodista habanera que abandonó su residencia en Miramar después de tres citaciones policiales y ahora se encuentra en Madrid.

Más adelante consideró que «todas las personas tienen derecho a opinar sobre lo que quieran», pero censuró que todas las opiniones lleguen a los medios de comunicación. Añadió que en Diario de Cuba «no deberían reproducir las opiniones irresponsables e infundadas y presentarlas como si fueran opiniones cuando no son más que errores garrafales».

Baró finalizó: «yo sé que Diario de Cuba ha publicado materiales muy valiosos sobre el feminismo y la violencia de género, y reconozco y aprecio esa labor, pero la noticia de ese debate es lamentable».

Poco después DDC respondió a Baró:

«El debate no está basado en la ignorancia. En él participan dos feministas (Yanelys Núñez y Agnes Koleman) que realizan un programa sobre feminismo en DIARIO DE CUBA y que, es de esperar, desmonten ‘ignorancias’ y defiendan posiciones feministas».

Más adelante puntualizó que Ruhama «no ha expresado sus posiciones sobre el feminismo en su muro en Facebook, lo ha hecho en su canal de YouTube que es público y recibe numerosas visitas. Ruhama es una ‘influencer’ y no se le debería restar importancia a la posible ‘influencia’ de sus opiniones. En este sentido, un debate en el cual dos feministas tengan la posibilidad de opinar sobre las posturas que ella defiende no debería ser menospreciado».

Por último, aseguró que «los medios de comunicación tienen el deber de contribuir a aclarar puntos sobre asuntos trascendentes, como el feminismo, y los periodistas no deberíamos tratar opiniones contrarias al feminismo como residuales. No lo son, lamentablemente, y es un error taparse los ojos, minimizarlas como ‘ignorantes’ y desaprovechar oportunidades para discutirlas».

Baró replicó al post de DDC, y junto a ella varios internautas.

«Yo no veo que DIARIO DE CUBA se posicione de un lado o del otro en este debate, solo actúa como medio informativo. ¿Con qué derecho nos creemos moralmente superiores para dictar lo que un medio de comunicación deba publicar y como lo debe hacer? No es justamente de acciones como esas de las que tú eres víctima bajo el régimen comunista de Cuba?», dijo Jorge Trujillo.

Otro usuario, Carlos Marcos Calzadilla, expresó: «Ante el falso feminismo, igualdad ante la ley y cero privilegios. Mónica defiende a los animales, pero después pide aborto deportivo para su propia especie ¿? Todas (y todos contamos), sino le explicamos la materia y forma potencia y acto de Aristóteles. Pero estos debates no los quiere tener».

Miguel Guada Azze también contestó: «Tildar de ignorante a otros cuando se es incapaz de percibir el timo que supone el feminismo, Mónica, es más que ingenuidad, es igualarse en actitud al régimen que tanto humilla a los que no comulgan con sus ideas. El viejo cuento de oprimidos y opresores al estilo marxista original, ahora te lo decoran con la temática de género y hasta parece que es distinto y todo».

Facebook Comments
shares
error: El contenido está protegido!!